Fernick 

Capitulo 1: Sueño inquietable

 

No todo puede ser conservado a simple vista cuando vemos a una persona con sentido contrario a nuestro pensar, muchas veces debemos saber sobre llevar la situación para evitar futuros conflictos intentando hacer que no nos da importancia.

A veces se escucha entre los aldeanos hablar sobre un hombre que siempre ha estado pendiente de muchas cosas e ignorando todo peligro que algún día podría ocurrir.

La satisfacción más grande siempre fue luchar con la mera oportunidad de hacerse lucir ante el mundo mostrando las riquezas que uno puede encontrar dentro sí mismo.

Pero no todo suele ser como uno se imagina, ya que hay algunos casos donde uno solo es un humilde esclavo de un imperio que solo mata para aprovecharse de los débiles y burlándose de los que anhelan su libertad.

Así comienza la historia de un hombre que siempre estuvo pendiente de los demás hasta cuando las cosas eran de lo peor, se puede decir su nombre con mucho orgullo y esmero para solo así recordarlo con toda su lealtad a sus seres que llevo hacia la victoria.

Su nombre era Fernick, que para algunos era considerado un magnifico guerrero dedicado a proclamar la libertad de muchos hombres y mujeres que buscaban su libertad.

Todo había empezado cuando Fernick estaba en su pueblo ubicado en los desiertos árabes cuando de repente una invasión de barbaros se había desatado, aunque lo más extraño era del modo que se sostenían para conseguir los ataques, que al pasar del tiempo formaron su propia ciudad que poco a poco se estaba convirtiendo en un imperio, se hacían llamar “Maitonia” cuya sociedad se enfocaba en adorar a diversos dioses que cuando se les cruzaban cristianos, los mataban haciéndole creer a su gente que simplemente eran paganos.

Fernick se enfocaba siempre en tratar que su gente tuviera la oportunidad de formar un ejército para luego ir ganando tierras e inclusive, hacer frente a los maitonianos que en ese momento solo eran una mala influencia hacia el mundo.

Al pasar los días, Fernick anduvo hablando con los ciudadanos, les decía algo de que estaba por suceder un conflicto debiéndose a una invasión barbará queriendo mas tierras de lo que pudieran tener y que su libertad  estaba en peligro. Nadie le creía, todos lo llamaban “loco” ya que todos estaban muy confiados de las murallas y torres que poseía la gran Francia.

Las personas no lo toleraban por el simple hecho de que Fernick era un hombre que siempre se dedico a predicar y presentir algunos sucesos que podría suceder en el futuro, y a veces no siempre acertaba a sus visiones. Por ende, siempre lo trataban como si fuera alguien muy caprichoso por no tolerar lo que siempre debe hacer: criar ovejas para luego venderlas en el invierno.

El rey franco había mandado las tropas hacia el oeste debido que estaban teniendo ataques de los ingleses que desde hace mucho tiempo han tenido conflictos territoriales.

Tal vez las cosas que estaban por ocurrir se debían a lo del presente, pero Fernick nunca bajo los brazos por más que nadie lo escuchaba e intentaba estar preparado en caso de que algún momento ocurra algo de sus visiones.

Fernick se había fabricado una espada con la ayuda de un herrero solo para estar atento a cualquier acto que suceda detrás de las murallas francas.

Al cabo de unas semanas, su persona estaba presente cuando un explorador llego con una noticia que al rey lo plasmo, se trataba de una posible amenaza barbará que estaban en busca de terrenos teniendo un escaso lugar para poder tener un cultivo digno.

En ese preciso instante, a Fernick se le puso los pelos de punta y fue cuando le dijo a su hermano Jereli  que debía armarse una espada porque se venían tiempos difíciles para Francia, pero tuvo respuestas negativas hasta de su propia sangre y tuvo que manejar la situación por su cuenta tratando de hacer que los aldeanos pudieran creerle para luego ponerse a practicar las armas.

Si tan solo algo le ayudaba a demostrar su preocupación, todo sería mucho más preciso e incluso la armada iba a convertirlo en un soldado muy importante en toda la historia franca.

Mientras el rey estaba preocupado por lo que pasaba a su ejército, tuvo  una buena oportunidad de escuchar a sus guardias hablando sobre Fernick diciéndose entre ellos que era un hombre loco que incluso siempre cortaba las plantas y mataba peces llamándolo entrenamiento para algún día estar preparado ante un posible ataque bárbaro que llevaría a la nación a la caída más grande de toda la historia. Fue cuando el rey ordeno a los nobles para que le trajesen consigo al hombre que para él era alguien sincero y está diciendo la verdad aunque también pensaba que podría ser un espía e intentaba ver su personalidad para luego saber qué hacer con el demente.

Fernick estaba adiestrando a sus ovejas que de manera mutua conversaba con su hermano sobre el trabajo, que vieron caballos diciendo su nombre y sobre la audiencia con el rey, fue cuando primero tuvo miedo pensando que lo iban a degollar por el simple hecho de sus alucinaciones, su hermano rogaba que no lo hagan daño y que nunca había hecho nada a ningún habitante del pueblo.

Ahí estaba el rey sentado en su sillón, cuando se abre la puerta y ve entrar al hombre que le fue diciendo – Hola, tú debes ser Fernick – Escuche que mi gente hablaba de ti – Fernick añadió estas palabras casi temblando – Oh mi señor – Disculpa por mis pensamientos, solo bromeo sin hacer nada malo – pero si merezco ser castigado, adelante mi rey – el rey franco sonrió diciéndole – No, descuida, yo te creo que incluso deseo que me sirvas para ir conociéndote mejor – Fernick muy asombrado le dice inmediatamente - ¿Es en serio? – Agrego – Sera un placer, siempre quise servir a la nobleza – fue cuando el rey, llamándose Carlos, ordena a todos para retirarse del  salón, dejándolos solos para poder comenzar la charla de manera precisa.

Mientras tanto en la ciudad, Jereli intentaba saber porque se llevaron a su hermano pensando que lo iban a matar debido a sus inmensas alucinaciones que siempre le hacia hacer cosas que no debía.

En unas horas acababa de llegar un mensajero diciéndole que Fernick se ocuparía de atender y que si alguien lo quería, estaba dispuesto a negociar, puesto que Fernick mientras hablaba con el rey Carlos, le intereso saber porque fue el elegido, siendo que simplemente era un pastor que siempre se ocupaba de los rebaños.

Fue entonces cuando el rey le miro a los ojos y muy sorprendido le mostro unas escrituras en la cual había unos dibujos de una persona que años anteriores se había dedicado a predecir cosas que podían pasar en el futuro, pero este era un hombre digno que solía cargar consigo mismo la biblia. Fernick en esos momentos se le puso los pelos de puntas, ya que muchos aldeanos nunca se interesaron con los pensamientos que tenia, y vio que con el rey la situación iba mejorando debido a las grandes cosas que haría para luego ganarse un puesto donde algún día las personas hablarían de él.

Fernick tuvo la curiosidad de saber si las cosas que hacia estaban bien, puesto que siempre le hacía preguntas sin saber el porqué,  y la familia junto con el pueblo solían llamarlo demente por el simple hecho de poder ver cosas que los demás no podían. Entonces, el rey lo miro a los ojos diciéndole que todo se debe hacer en absoluto silencio y siempre uno tiene el momento adecuado para dar a luz las cosas que uno va viendo o se va pensando, sobre todo cuando se trata de momentos del cual podría tratarse de prevenir aterrorizantes que puede ocasionarse en algún futuro.

Fernick lo miro muy complacido y dispuesto a servir al rey con tal de poder expresar sus emociones que, a su vez intentaba ganarse la confianza del rey para algún día poder liderar hordas y así usar su espada que hace mucho tiempo se había fabricado.

El rey le sugirió la idea de anotar cada cosa que le parezca interesante de sus sueños y por las dudas de que se tratase de algo muy horripilante que luego el sacerdote se encargaría de quemarlas para así evitar cualquier contacto satánico.

En el pueblo, Jereli estaba entristecido por los malos momentos que hacía pasar a su hermano y se culpaba diciéndose a sí mismo, que el rey no lo hubiera capturado si tan solo hubiera hecho feliz a Fernick para así él tuviera el por qué regresar al hogar, donde pertenecía.

Pero algo que se dio cuenta, fue cuando entro al granero y vio una estaca que tenia talada una insignia de un pueblo bárbaro en el cual por debajo mostraba una línea que llegando al final tenía una fecha donde de repente se puso a llorar por el simple hecho de que su hermano sea enfermo y siempre alucinara cosas que no tienen sentido, que por esa misma razón el rey lo capturo.

Fue entonces, cuando le pidió al herrero para fabricar su propia espada con puntas afiladas y se puso a practicar con las ramas como lo hacía Fernick, los aldeanos lo miraban diciéndose entre sí que Jereli había enloquecido y que poseía la misma enfermedad que su hermano. Esto hacia que el mismo Jereli se enfurezca mucho más de lo que ya estaba, planeo matar uno por uno a los que se burlaban de él y su hermano advirtiendo que pasaría si volviesen hacer, entonces la noticia fue poco a poco llegando a los oídos del rey que por el momento no sabia que era hermano de Fernick, por lo tanto, sentía que era una amenaza para todos. Fue cuando de repente Jereli quedo tan angustiado que prefirió irse al exilio y buscar un suspiro de alivio, se dirigió hacia el desierto que desgraciadamente no pudo salvarse de la tormenta de arena.

Mientras tantos Fernick, no estaba enterado lo que pasaba con su hermano, aunque estaba contento por las cosas bonitas que hacía con el rey, sobre todo, ya había hecho unas veinte escrituras contando la mayoría de sus sueños que por ende, el siempre supo que comúnmente nunca se cumplía, pero esa noche tuvo una visión donde vio fuego y alguien quemándose pero no pudo ver el rostro, solamente sintió que tenía ganas de escribir para luego los sacerdotes pudieran interpretar. Para el rey, Fernick era algo parecido a un profeta, pero a su vez, no estaba tan interesado en lo que pensaba, sino en meterlo entre las tropas para así mandarlo hacia las fronteras para que pudiera explorar y conseguir mas suministros debido que también era ambicioso.

Jereli estaba tirado después de la tormenta de arena, cuando despertó vio que su espada tenía en la punta como si algo le hubiese hecho una marca, fue entonces que se levanto de inmediato con mucho miedo pero cuidando su espalda debido que se encontraba en un lugar donde nunca había estado solo sin su hermano.

Caminando por unas cuatro millas, escucho como si un grupo de hombres tocaran una trompeta en el cual vio detrás suyo una horda inmensa de barbaros que con miedo intento correr, y por suerte suyo cayó por debajo de la elevación que lo ayudo a no ser visto.

Se trataba de una batalla justo delante de su persona, que permaneció quieto hasta que terminara la guerra que de serlo así, tomo decisión de correr pero por desgracia, uno de los barbaros estaban cerca y lo vieron llevándole a su líder donde lo apresaron, como no entendía su lengua, le resulto difícil saber cómo se hacían llamar, aunque recordando algunas cosas que decía su hermano, intento identificar algunas letras para así resultase mucho más sencillo a la hora de comunicarse.

Mientras era prisionero, pudo conocer a otra persona que estaba en la misma situación, que al parecer este hablaba ambas lenguas y que le pudo ayudar en el aprendizaje, su nombre era Herkater.

Cuando Jereli y Herkater estaban conversando, justo había llegado uno de los guardias para llevárselo a su líder que deseaba conocer al francés para luego sacar provecho.

Jereli de mostro muy preocupado por no saber interpretarse de una manera correcta, entonces cuando entro para escuchar al líder de los barbaros, vio que después de todo, no eran tan malos, porque le invitaron a cenar, aunque lo hicieron esclavo para solamente servir a su líder llamado –Lord Sedlor- que por el momento parecía ser prudente a la hora de planear nuevas estrategias que luego usarían en futuros ataques coloniales.

En Francia, estaba Fernick haciendo las escrituras, cuando de repente tiene ganas de salir a caminar al aire libre pero justo entra el rey diciéndole que debía prepararse para un próximo avance francés debido a una guerra que se estaba librando por el sur contra los teutones, pero Fernick tenía ganas de ver nuevamente a su hermano, ya que hacia bastante tiempo que no lo veía y temía que este pudiera estar enojado por él solamente porque nunca le envió mensajes para informar en la situación que actualmente estaba o que haría el próximo día. Pero el rey solo le intrigo con ir por la batalla, que luego si salía victorioso, iba a poder liderar tropas de combate librando nuevas tierras donde el podrá establecer su propia ciudad, siempre y cuando pague los suministros a su nobleza.

Fernick se motivo con lo escuchado y se dirigió hacia el combate, pero en el fonto sentía muchas ganas por volver a estar al lado de Jereli.

Llegando al enfrentamiento, Fernick vio que los enemigos no eran nada menos que barbaros tal como alguna vez lo había pensado, aunque llegando un poco tarde, pudo observar que consigo se estaban llevando mujeres y niños en modo de esclavitud, esa fue una de las cosas en la cual enfureció y empezó a matar muchos hombres hasta que sin embargo, un arquero le pego a su caballo haciendo que este cayese y al mismo tiempo apareció un espadachín para matarlo, pero gracias a un soldado francés  pudo conservar su vida.

Después de la dolorosa pelea, los franceses se quedaron con la victoria, pero eso no significaba que los barbaros llamándose a sí mismos “maitonianos” que se debe a su pueblo, Maitonia.

El rey recibió a los vencedores consagrando una ceremonia y cumpliendo con su palabra, ahora Fernick era denominado un guerrero supremo en el cual podía liderar tropas que le serviría para ir a conquistar nuevas tierras.

Jereli estaba algo entristecido por estar lejos de Francia y que sobre todo le obligaban adorar falsos dioses en el cual no lo deseaba, aunque sin embargo, le llamo la atención un dios pagano que para los barbaros era el creador del mundo y el universo llamándose “Usark”  que acompañado de otros dos dioses principales, cumplen un papel muy importante en la vida pagana, “Karsu” que era la diosa del amor y “Uasrk” que era el dios de las profundidades donde se llevaba a las almas que no entraban al puente del Usark.

Jereli estaba empezando a extrañar a su hermano debido que siempre andaban juntos y se lamentaba tan solo el simple hecho de que nunca escuchaba las cosas que contaba sobre sus sueños. Puede que haya sido un demente, pero después de todo, era su hermano hasta que la muerte lo separara.

Fernick empezaba a organizar sus primeras tácticas para presentarlas al rey que serviría para ir a explorar el desierto que algún día podría ser habitado por franceses, aunque temia que al intentarlo las cosas pudieran ser lo contrario a su pensar.

En una noche, Fernick tuvo un sueño donde vio que los barbaros tomaron las cabañas y quemaron todo, fue cuando se despertó a los gritos y se dirigió al bar para tomar unas cuantas copas y el cantinero estaba tan dormido que le contestaba cualquier cosa, aunque cuando Fernick le comento sobre una posible visita en las arenas tomentosas podría ser el éxito de un nuevo descubrimiento, el cantinero al parecer ya había visitado alguna vez esa zona, fue cuando Fernick le hace unas preguntas para saber cómo era el lugar, y el cantinero toma su cuchilla y empieza a dibujar en una pequeña tabla un recorrido que al final llevaba a un pueblo llamado “Maitonia” que para Fernick era algo asombroso, sobre todo, debido que eran paganos en el cual sentía que su misión era enseñar la verdadera religión, aunque el cantinero le advirtió diciéndole que no era tan fácil como pensaba, ya que la región está bastante estrecha y los barbaros generalmente atacaban a los forasteros antes de que los mismos pudieran llegar a su nación.

Fernick se dirigió a dormir diciéndole que nada impedirá lo que tiene planeado por más que la situación se ponga muy difícil.

Al día siguiente, el rey hace un discurso diciendo que subiría los impuestos debido que necesitaban conseguir más suministros para poder albergar con alimento suficiente para toda la población durante el invierno, pero la gente no estaba tan de acuerdo, porque hacía pocos meses que ya había aumentado y parecía que el rey Carlos haya delirado en su ambición nuevamente debido que siempre solía estar con las mujeres que se le antojase. Al pueblo ya no le estaba gustando la idea de pagar impuestos muy caros, deseaban que pronto algún salvador aparezca para poder sobre llevar la situación.

 

Esto es más o menos lo que será el libro Fernick, si notas que hace falta mejorar algo, no dudes avisarme ☻☺☻

 

Deja tu comentario, donde dice "Pagina Web" déjalo en blanco.

Comentarios: 1
  • #1

    Alguien (jueves, 26 enero 2017 19:33)

    Viejo, buena trama pero pésima redacción. Mándalo a revisar antes de sacar tu libro.